¿Por qué no puedo ser más tolerante?

No soportamos hacer colas, nos da ansiedad que tengamos que esperar en el teléfono, nos enojamos cuando las cosas no salen tal y cómo lo deseamos. Estas sensaciones de insatisfacción son producto de la imposibilidad que tenemos de soportar la frustración.

Pareciera que nunca es suficiente. Quienes están atrapados en la intolerancia sufren. Es un sentimiento o sensación muy desagradable. Para evitar adultos intolerantes, ansiosos e insatisfechos, hay que formar niños y jóvenes fortalecidos emocionante. Que hayan aprendido a tolerar el no, los tiempos de las cosas, a encontrar calma en soluciones alternativas.

Aceptar que no se puede alcanzar todo lo que se desea de inmediato, es aprender a respetar el tiempo de los demás, a no avasallar en las demandas, a disfrutar del trayecto,
no solo del objetivo. Ayudemos a nuestros niños a ser más fuertes y a sentirse más plenos para andar por la vida más satisfechos y tolerantes.

Nota para la revista SaberVivir.

Aquí el PDF de la revista.

 

¿En qué pensás?