Personas que estén atravesando situaciones difíciles, tales como duelos, cambios profundos, separaciones.

Personas que estén deseando hacer un cambio, que no están satisfechas con cómo se están desarrollando sus expectativas y sus deseos.

Personas que creen que pueden sentirse mejor si aprenden a conocerse y a conocer qué les pasa ante determinadas situaciones que suelen repetirse, y que les cuesta resolver.

Personas que están involucradas en proyectos o trabajos de alta exigencia y que les cuesta lograr un equilibrio en sus emociones para hacer más compatible la vida laboral y afectiva.

Personas dispuestas a encarar nuevos desafíos y que desean ser acompañados en el proceso para lograr una mejor adaptación.

Personas que necesitan orientación como madres o padres, sin importar la edad de los hijos o en procesos familiares de diferente índole.

Personas que están en un proceso de emigración o relocación laboral. En este caso también es posible asesorar a todo o parte del grupo familiar.

Agenda tu primera consulta