A aquellos proactivos y que buscan siempre lograr mejores resultados no solo económicos, sino que la salud, el tiempo libre y el ambiente de trabajo constituyen un valor.

Para aquellos que ya están metidos en alguna situación complicada, quieren tirar la toalla a pesar del éxito, empiezan a pagar con su salud el malestar empresario, los roces y malestares societarios están en el límite de lo aceptable. Corre riesgo la salud familiar o la amistad de toda una vida.

Otras son aquellas que si bien, pareciera que nada serio ocurre, no terminan de despegar, no están pudiendo reinventarse o se ha perdido interés a pesar de tener todos los ingredientes para ser exitosa.

La consultoría muchas veces identifica que la búsqueda de soluciones se realiza en el lugar equivocado, porque no se trata de mejorar el equipo de abogados o contadores, se trata de animarse a analizar temas vinculares, roles y otras cuestiones que son propias de las personas que interactúan en ese modelo empresario.

Se debe analizar la situación de manera objetiva y ofrecer información valiosa sobre las mejores prácticas y apoyar a quienes ejercen la responsabilidad de la empresa.  Los profesionales o asesores actuamos como intermediarios objetivos, tratando de entender y observando el complejo mundo de estas organizaciones.

Agenda tu primera consulta